PRIMER PREMIO -GRUPO AVANZADO-SABADELL BALLA ORIENTAL

viernes, 23 de noviembre de 2012

Belly Roads: Gemma, e la fata del respiro

Belly Roads: Gemma, e la fata del respiro: il pubblico si libra “Il respiro è come una fata. È un tesoro con cui possiamo abbellire la nostra danza e connetterci con il pubblico ...

GRACIAS ENORMES y emocionadas al periodista , escritor, autor del libro de poesia "Belly roads" y creador y director de la revista "Bellydance Italia" Luca Ferrari,  por la publicación de este artículo, cuyo enlace original está al principio y del que detallo algunos fragmentos traducidos al castellano:



"El espectáculo era de una elegancia suprema. El olor a moqueta recién aspirada y ese aire mezclado con esencia de flores que impregnaba a su libre albedrío las fosas nasales del público impaciente, daban a aquel lugar un encanto inusual.

Las luces se apagaron y el murmullo del público se calmó en una décima de segundo, nadie respiraba, los torsos sobresalían de las butacas erguidos y rectos con una respiración completamente detenida en un instante hechizado. Esperaban ansiosos la aparición de los artistas a escena.

Cuando la música empezó a sonar los hombros se relajaron, los labios sonrieron, las espaldas se acoplaron a las butacas, las piernas suavizaron su tensión y la respiración se normalizó.

Después de unos minutos la música aceleró el ritmo al mismo tiempo que aceleraba los latidos del público y a la señal de una darbuka salieron las bailarinas del espectáculo con gran energía. Sus cuerpos estilizados y perfectamente posicionados tomaban aire sabiamente a fin de transmitir al público una emoción o otra.

Algunas personas tomaron aire deprisa y dieron un respingo de sorpresa al ver aparecer de repente a las bellas danzarinas, para luego seguir respirando rápidamente casi a la misma velocidad de los movimientos de las artistas.

La coreografía presentada resultó ser hermosa y muy enérgica y tanto público como artistas respiraban a un ritmo frenético. Sutilmente fueron desapareciendo todas las bailarinas hasta que quedó solo la artista principal….la música se volvió misteriosa, sensual, envolvente y lenta…muy lenta…los latidos frenaron su velocidad y el aire entraba relajado y discreto siguiendo el compás del público. Los movimientos sinuosos y coquetos y esa melena brillante y larguísima que se despeinaba gloriosa con cada compás se mezclaban con las bocas anonadadas de algunos, o con algunas manos apoyadas en sus corazones y aguantando la respiración en un momento emocionante.

Cada movimiento liberaba una respiración, algunas veces era contenida, otras era más rápida pero ¡cómo transmitía esa mujer!......"

Una de las cosas que siempre me ha hecho reír en clase de danza es precisamente el tema "respiración". La danza oriental no es fácil, y cuando tu maestra empieza a decirte "pelvis encajada, hombros relajados pero torso recto, aprieta las nalgas, sonríe" y ahora haz el paso, y ¡¡estalla la ecatombe!! de repente ves alguna compañera con la cara roja como un tomate o alguna con un tono ligeramente "azul" y es en ese preciso instante cuando tu maestra , relajadamente y feliz dice ¿chicas os acordáis de respirar? y es que la concentración es tan intensa que ¡no respiramos! El aire se queda dentro y no se marcha hasta que no terminamos el paso!!! Resultado: nos cansamos el doble. Otra de las cosas divertidas es que estás haciendo un paso rápido y tu respiración va a mil!!! Y cuando te quejas del temido "flato" tu maestro te dice: "pero mujer, el paso es rápido, pero tu respiración debe ser normal"!! jajajaja, es tremendo esto de respirar.

Y luego, una vez crees que lo tienes más o menos superado, resulta que te enseñan que en un escenario es muy importante saber respirar, madre mía, lo que faltaba! Pero ¡¡que diferente se ve un baile respirando correctamente!! y que satisfactorio resulta para el cuerpo cuando lo consigues.

La respiración es como una hada madrina, es un tesoro que nos permite embellecer nuestra danza y conectar con el público y con uno mismo.


¿Gemma, que es para ti la danza oriental?



"Para mi la danza oriental es vida, ilusión , emoción...es como tocar el cielo con las manos...como tomarse un té con hierbabuena pisando descalza la arena naranja y rojiza del desierto y disfrutar paseando entre haimas repletas de collares de plata y ámbar, pulseras de cobre, anillos de mil formas y oler las especias de canela, vainilla, mostaza...es como sentir el olor del naranjo, el narciso, las violetas...en definitiva sentir LA VIDA" 







lunes, 19 de noviembre de 2012

"Al ritmo de la vida...al son de nuestro corazón"

Al ritmo de la vida...al son de nuestro corazón
 
Boom, boom....boom, boom.....este es el primer sonido que escuchamos en el vientre materno, el ritmo de los latidos del corazón de nuestra madre. Nuestro primer contacto con la vida..... Parece mentira pero si nos detenemos a prestarnos atención, nos damos cuenta de que el cuerpo humano es un instrumento capaz de emitir ritmos diferentes.
 
Inconscientemente todos los días escuchamos el latido de nuestro corazón, que se acelera o se hace más lento según nuestras vivencias... también notamos nuestra respiración, e incluso las ondas que van como locas en nuestro cerebro....y si somos capaces de relajarnos y dejarnos llevar, hasta somos capaces de sentir el latir de otra persona o seguir el ritmo de su respiración....en un escenario mismamente....cuando llevas largo tiempo bailando con las mismas personas, llega un momento en el que durante una actuación las respiraciones pueden llegar a convertirse en una, y hasta unificarse el ritmo de los latidos . Es un instante realmente mágico.
 
Ya en la prehistoria, el hombre descubría la música en la naturaleza y en su propia voz al comunicarse con los demás, y también aprendió a usar objetos muy rudimentarios como huesos, troncos, conchitas...para crear y escuchar sonidos diferentes. De esta manera, aprendieron a diferenciar la vida y la muerte al distinguir dos cosas fundamentales “el movimiento y el sonido” pues la danza (el movimiento) y el canto (el sonido) lo tomaron como forma y celebración de vida. El silencio y la quietud como símbolo de la muerte.
 
En Egipto en el siglo XX a.C. la voz era considerada como un instrumento muy poderoso que podía hacer llegar a una persona a las fuerzas del mundo invisible. En la India hoy en día todavía creen esa teoría, sin embargo en Egipto, la música llegará a adquirir en los siglos futuros un carácter muy profundo, y será percibida como expresión de las relaciones humanas. Se percataron de que la música era capaz de motivar al hombre produciéndole una sensación de gozo y alegría, así como también que tenía el poder de crear sensaciones místicas y mágicas.
 
Los indígenas creen firmemente que el sonido del tambor es curativo, porque el sonido del tambor es semejante al de los latidos, y oír ese ritmo fuera del cuerpo hace que las emociones salgan al exterior y que estemos muy conectados con la tierra. El tambor puede resultar altamente curativo y potencia la creatividad y las relaciones humanas. ¿Habéis experimentado una reunión en una playa con una darbuka por ejemplo? Es increíble lo sanador que resulta para el cuerpo, el movimiento y sonido de las olas, el sutil ruido de las pisadas en la arena, el viento que mece el pelo y la ropa, y de fondo, el fantástico sonido de un tambor, de una darbuka, o de cualquier instrumento, cualquier cosa vale para crear esa atmósfera única y sanadora.
 
Y os explico todo esto porque llegamos a nuestro día a día con nuestra pasión “la danza”, y de repente nos damos cuenta que hay vida más allá de las canciones, que resulta que las canciones están compuestas por ritmos y melodías y frases musicales y etc, etc, etc. Y descubrimos que es muy importante conocer los ritmos para poder bailar!!!!
 
Es un placer descubrir los ritmos. Si, es difícil aprendérselos, pero merece la pena intentarlo.
 
Hace poco , en un curso profesional, mi maestro nos enseñó que los ritmos tienen carácter, que cada uno puede pesar diferente, oler diferente, tener un color diferente, cada ritmo tiene su esencia, su carácter, su color, su vida! Y es muy divertido trabajar eso y aplicarlo a nuestra danza. Fue impactante ver y experimentar como cada ritmo produce en las personas casi el mismo sentimiento, con alguna variación, pero el rasgo principal de un ritmo, la emoción que producía ese ritmo...era el mismo para todas.
 
Creo que conocer los ritmos es una forma de respeto hacia la cultura, y una forma de enriquecer nuestra danza. Y lo considero indispensable para cualquier bailarina, y no importa que haga un mes que conoces la danza o haga 10 años, lo importante es ir experimentando y aprendiendo poco a poco cada uno de los ritmos que nos hacen soñar en las canciones que tanto nos gustan.
 
La vida es un conjunto de ritmos ofrecidos por la naturaleza y por el ser humano.
 
 

                                                                  (fotografia de Pepo del Cura Sanz)

 

jueves, 15 de noviembre de 2012

MODULO I- Formacion Bailarina Profesional con la maestra NEFERSHU




Resumen del maravilloso fin de semana de formación. Con ganas de más ¡mucho más!!!! increibles compañeras e increible aprendizaje no solo dancístico. Bravísimo maestra!!!

martes, 13 de noviembre de 2012