PRIMER PREMIO -GRUPO AVANZADO-SABADELL BALLA ORIENTAL

jueves, 18 de octubre de 2012

"TURQUESA Y EUCALIPTO"

Yadira bajó las escaleras con una feminidad pasmosa….ataviada con un minúsculo bikini color oro y zapatillas de toalla de un blanco reluciente iba dejando sin respiración a los empleados de aquellos baños árabes.
 
Totalmente ajena a la expectación que levantaba a su paso, Yadira cerró los ojos y respiró profundamente para dejar que su espíritu disfrutara del aroma a eucalipto y del calor reconfortante de aquel magnífico lugar. Eucalipto, hierbabuena, té y música de dioses….
 
Ya totalmente en simbiosis con el ambiente que la rodeaba abrió sus grandes ojos color miel y ante ella apareció una piscina subterránea de agua cristalina de tonos turquesa y temperatura de ensueño. Sin dudarlo bajó lentamente 3 escaleras que estaban adornadas con unos porta-velas de arcilla cuyos agujeros estratégicamente labrados en formas de estrella, de sol, de corazón hacían que una simple llama se convirtiera en algo hermoso. Al primer escalón una estrella iluminó su camino, al segundo un sol y al tercero un corazón.
 
Se sumergió en esa agua poderosa, a la tenue luz de las velas y acompañada de una música sutil y sensual. La temperatura del agua era embriagadoramente caliente.
Se sentó en un lado de la piscina y sus manos empezaron a danzar con el agua cristalina….el movimiento del agua volvía borroso el mosaico del suelo y formaba dibujos inesperados al compás de la música.
 
Sin dejar de bailar pausadamente con sus manos alzó la vista y observó que una figura masculina se acercaba sigilosamente. Su forma era tan perfecta que le pareció que se trataba de una escultura en movimiento.
 
 El muchacho llevaba una toalla blanca en remolino en su cintura y cuando se acercó al agua poco a poco y con increíble técnica fue despegando la toalla de su cuerpo hasta dejar al descubierto esa parte que faltaba para completar el monumento a “David”.
 
Yadira no se había dado cuenta pero hacía un rato que sus manos se habían quedado paralizadas en la misma posición, ya no bailaban plácidas, estaban expectantes como su corazón, estaban en estado de pura adrenalina pre-actuación.
 
Sus miradas se encontraron en un instante en el tiempo y Yadira sonrió a lo que él contestó asintiendo en reverencia.
 
El brillo del agua en el cuerpo del muchacho aturdía a Yadira, era tan hermoso! Y sin darse cuenta sus cuerpos fueron acercándose hasta rozarse levemente . En ese instante estaban solos. Los empleados estaban disfrutando de su rato de descanso y pensaron en darles un espacio de intimidad, así que los dejaron solos.
 
El calor de sus cuerpos se mezclaba celoso con la temperatura cálida del agua, y el aroma a té y a eucalipto se hizo más intenso.

Él , tocó el pelo de Yadira en un gesto hermoso y con gran elegancia y delicadeza le quitó las horquillas que aprisionaban su larga melena azabache. El pelo de Yadira cayó salvaje por su espalda y la nariz de aquel muchacho conquistó cada rincón de su pelo para llenarse de su aroma. Con gran detenimiento fue ganando terreno hasta llegar a la nuca de Yadira y empezó a besarla.
Yadira se estremeció y enroscó sus piernas en el torso del bello muchacho dejándose embriagar por la pasión descontrolada del momento.
 
Ambas respiraciones sentían emoción al unísono y el corazón les latía llenito de recuerdos.
 
Recuerdos de una infancia juntos….recuerdos de un viaje humanitario a aquel país remoto en el que sus destinos se separaron….recuerdos que se habían vuelto en ese instante en un triunfo de vida…….
 
                                                (fotografia de Aire de Barcelona)

No hay comentarios: