PRIMER PREMIO -GRUPO AVANZADO-SABADELL BALLA ORIENTAL

miércoles, 23 de mayo de 2012

"ENTRE ARTE Y BAMBALINAS"

El grupo de amigas de danza había llegado al teatro, estaban exhaustas, quizás los nervios de la actuación fueran los responsables de que llevaran una hora más de la cuenta dando vueltas por las calles de la transitada ciudad.

Las ruedas de las maletas chirriaban sin parar llevadas por la velocidad de sus dueñas y por el peso de aquellos trajes traídos directamente del Cairo y de la India. Pero todo aquello no importaba, el espectáculo merecía el esfuerzo.

Con los pelos pegados a sus ilusionadas caras y el pecho agitándose entre la respiración de las prisas y de la emoción, lograron llegar a tiempo al teatro.

La más atrevida del grupo tocó el timbre de la puerta. Paloma era una esbelta mujer de larga melena rubia y rasgados ojos verdosos. Su aspecto era inocente pero su alma escondía a una auténtica guerrera, además, conocía perfectamente su “don” escondido y no dudaba en utilizarlo en caso de que fuera necesario.

Al cabo de unos segundos, y ante la mirada curiosa de las chicas, abrió la puerta un simpático técnico de luces que andaba despistado cerca de la puerta. Dentro se respiraba un auténtico caos. El pasillo de entrada estaba lleno de cables de mil colores liados entre sí desparramados por el suelo y las butacas, algunas bailarinas se chocaban en el escenario intentando memorizar sus posiciones al bailar , la peluquera de turno iba como loca intentado llegar a todas las melenas que la reclamaban , la maquilladora comía un bocadillo de atún escondida entre bambalinas para disfrutar de su momento de descanso y en medio de todo este caos pre-actuación, las bellas amigas hacían su entrada triunfal en el teatro.

Respiraron hondo y se dispusieron a entrar en su camerino. El camerino, que bonito suena, “camerino” guauuuu pero más que camerino era un pequeño habitáculo con medio metro de espacio para cada una, pues era compartido y re-compartido, la cual cosa resulta un tanto divertida, sobretodo en el momento “cámbiate como puedas”. Bajas un poco el cuerpo para intentar ponerte una falda o pantalón y de repente tus posaderas chocan con alguna parte de la anatomía femenina de tu compañera de al lado, acto seguido te giras ruborizada porque no sabes donde ha tocado tu “culo” y con una sonrisa de circunstancias le dices a la amiga de turno “uy, perdón” a lo que ella responde “tranquila” (y pensando, ya verás tu cuando me cambie yo)....en fin, momentos de esos curiosos y amigables que se esconden entre bambalinas. También hay intercambio de ropa interior y otros objetos, como pinta-labios, lacas, imperdibles....el mismo caos que se respira al entrar, existe dentro, pero incrementado. Pero eso si, siempre hay una mano amiga que te ayuda a vestir, que te avisa si tienes mal pintado un ojo, o que te presta lo que te falte. Y en ese momento piensas “salvada”!!! y agradeces que la danza oriental ofrezca estos momentos de amistad y ayuda.

Total, que el grupito de amigas consiguió ponerse bien espectacular para salir a escena. Pero antes, Amelia, la más morena y racial del grupo, recordó a todas que ¡todavía no habían probado el suelo del escenario! Así es que franqueando a técnicos, estilistas, fotógrafos y demás, consiguieron llegar corriendo y cual quinceañeras al ansiado escenario. Paloma y Amelia en lugar de ensayar su trozo de coreografía , optaron por marcarse unas sevillanas ante la mirada atónita de los organizadores del evento. Monica y Crisamal , las dos de una belleza singular y llamativa, intentaban poner orden aún sin poder aguantarse las ganas de reír de ver tan improvisado espectáculo...Gemmima y Isabella, dos gacelas elegantes de alma pausada se miraban entre si sin dar crédito a lo que estaban viendo sus grandes ojos, pero disfrutando como nadie del espectáculo que ante ellas se desplegaba.

Un señor de mofletes inflados y pintados de un color rojizo por su rubor, se dirigía a toda prisa por el pasillo central del teatro hacia el escenario para intentar parar esa locura, o eso es lo que él pensaba, que era de locos que a 10 minutos de empezar el espectáculo, hubiera unas lindas diosas bailando porque sí, en el escenario que debía estar listo e impoluto.

Las 6 amigas salieron pitando del escenario en medio de risas y emoción, y por un momento se trasladaron a su época de niñez, como si estuvieran jugando al pilla-pilla.

Llegaron exhaustas al camerino y casi se quedaron sin respiración de lo divertido que se lo habían pasado!

Luces...cámara y acción!! Eran las segundas en actuar, la respiración empezó a acompasarse, a unirse unas con otras, la relajación empezó a entrar por cada poro de la piel, estaban listas para salir a escena. En el ultimo momento se dieron un abrazo y se desearon suerte....

Un paso tras otro se iban acercando sigilosas y poderosas al escenario, cuando la primera de ellas salió ante el público, todas ellas sintieron la magia del escenario, el corazón latía “boom boom, boom boom” la emoción ascendía desde el estómago hasta el corazón y la mirada se volvía arte, los brazos empezaron a tomar vida y el cuerpo entero se unió con la música que envolvía el teatro.

Hoy es un GRAN DIA.

No hay comentarios: