PRIMER PREMIO -GRUPO AVANZADO-SABADELL BALLA ORIENTAL

jueves, 27 de mayo de 2010

Bailando, me paso el dia bailando! por Esther Díez

De repente un día te pones a escribir cuando deberías estar haciendo otras cosas que condicionarían más tu futuro que un simple escrito, pero por una razón, quizás inexistente, lo haces:




Emoción, felicidad, alegría, nervios, subidón, risas y sensación de pertenecer a un grupo fantástico es todo lo que sentía hace unos años cuando la danza unió a chicas de diferentes gustos, edades, aficiones, trabajos y carácteres. Un grupo que, a día de hoy, considero casi como una familia, un grupo al que quiero y añoro con todas mis fuerzas.


Hace un rato estaba mirando fotografías e intentaba no observar el brillo que se vislumbraba en nuestras miradas; el brillo de la felicidad, porque al mirarlas me hacía sentir pequeña ante esa grandeza, me hacía sentir melancólica, pero ha sido inevitable... ¿Cómo explicar qué hacíamos?


Nos preparábamos con mucha ilusión una coreografía que íbamos a bailar y duraría máximo 4-5 minutos, nos reíamos, nos abrazábamos, llorábamos y sobretodo...BAILÁBAMOS y nuestro cuerpo expresaba nuestro estado psicológico; un halo energético protegía a toda la clase.


Los días de actuación: nuestro estómago se contraía tanto que hacía que más cantidad de sangre hiciera bombear nuestro corazón y nos ponía taquicárdicas (ya sé que ese no es el mecanismo XD), el sistema simpático había liberado adrenalina para estar preparadas para la puesta en escena donde íbamos a disfrutar del baile, entre otras cosas, por la comodidad del escenario gracias a mis amigas. Cuando las actuaciones iban pasando y ya teníamos más experiencia, esos nervios se convertían en juerga: whiskypeach por aquí, juegos por allá, concentraciones, reiki, siestas que se convertían en sesión de risoterapia, y sobretodo cariño, mucho cariño. A parte de mis siempre amadas Dakini, la danza me ha abierto puertas para conocer y aprender de gente maravillosa.


No os podéis ni imaginar lo que os perdéis cuando dejáis de conocer a alguien por vergüenza, prejuicios o por poca apetencia. Siempre que me entra el impulso de conocer a alguien intento hacerlo porque muchas veces ese “alguien” te puede enseñar muchas cosas.


Este fin de semana volveremos a recordar Gemma, Edith y yo (que por cierto, ya sabéis que os quiero un montón y no quiero que nunca desaparezcáis de mi vida) nuestras vivencias danzariles saliendo a un escenario, bailando cosecha propia y con una sonrisa sincera en la boca, representando a todas las DAKINI que no han podido salir porque DAKINI es un grupo y por más que estemos separadas, las llevo en mi corazón y aunque quisieran empeñarse (que por suerte no lo hacen ni un poco) nunca saldrán de ahí.


Chicas, recordad lo que hemos sentido juntas, ya sé que cada persona tiene su vida y cada vez la vida está más complicada pero nunca olvidéis las sensaciones que hemos llegado a experimentar; las buenas y las malas y pensaréis en el día que nos quisimos apuntar a danza oriental en el mismo lugar y a la misma hora sin conocernos de nada: ESO SÍ QUE FUE UNA DECISIÓN ACERTADA!


No dejéis de tomar decisiones equivocadas y acertadas, porque estas vivencias son el motor de la vida...

GRACIAS ESTHER eres un gran tesoro.

No hay comentarios: